Novena Llamada de Capital – Séptimo Aviso